La Filosofía de la vida

Publicado en por José

La Filosofía de la vida es nuestra enseñanza, nuestra

sabiduría adquirida, por los años, o la experiencia

de los mismos.
Un camino, nada fácil en cada pasar del tiempo,

pues cuándo jóvenes desesperamos ante un beso, una

caricia del ser gustado o amado, nos apresuramos a

tenerlo, como un logro más de los grandes dones de

las maravillas del mundo.
Esa desesperación, puede conducirnos a una mala

decisión, un mal amor, ponemos todo nuestro interés

en la nueva persona,
nuestros deseos e ilusiones, sin saber siquiera que,

aunque cada uno de nosotros tenga o no, un gran

sentimiento interno de buenos augurios a la persona

amada, no tenemos la sabiduría aún, de conocer su

interior, con solo una simple mirada.

La belleza externa, es la más cautivante de pocos

amores, grandes tragedias, porque al desbordar

primero la pasión, entramos en un abismo

irreconocible de probable perdición.
No necesariamente esto, tiene que pasar, pero si

vemos más con los ojos de la superficie, que del

alma, podremos caer en una  fuerte decepción,
“No todo lo que relumbra es oro”
Ni todo el oro del mundo, compra un
“Verdadero y desinteresado amor”
En cuanto a los caminos que vamos aprendiendo a

través del tiempo, a veces, son de flores otras, grande

pedregales, nos topamos con cuál piedras  de

obstáculos vamos viendo, sin embargo, son las

mismas que en el futuro, nos enseñaran a andar por

mejores o peores caminos si es que, queremos
permanecer sumergidos en la misma tristeza, cuándo

hemos aprendido ¡Bien la lección! Podremos o no,

volver a caer en el mismo abismo.
Pero una tercera ocasión, será la vencida, o nosotros

mismos nos venceremos. Aquí, es donde debe actuar

la sabiduría filosófica de los años aprendidos, donde

lo mismo sucede, al tomar una buena o mala decisión

sobre un cambió de trabajo, de auto y de infinidad de

asuntos materiales que, pudieran ser disfrazados de

felicidad, cuando en realidad es vaciedad.

No es la materia tampoco predilecta de sabiduría, pues

quien se llena o aferre a ella, encontrará paz aparente,

pero soledad desmesurada.
Las facetas de cada ser humano, son variable y distintas,

en el inconsciente guardamos secretos que solo nosotros

mismos conoceremos  y hablaremos o no.                

Causando el dolor ajeno o estabilidad de ambos al

reconocer y cambiar.
Pero no lleva días, a veces años, y si nos empecinamos, la

vida entera, traicionará a otros. Por ello, la sabiduría

filosófica de la vida, no es algo fácil de tener, es el deseo

constante de “querer hacerlo”
Si entonces recapacitamos sobre aquél beso apasionado

ahora, al pasar de los años, ya, con sabiduría adquirida,

sabemos pedir, o darlo, sin premura, conscientes de que

todo en la vida llega. Puesto que,
¿Qué es la vida?
Acaso,
¿No, la espera continua de todo cuánto queremos?
Y, por más que queramos apresurar los momentos….
¡Llegarán!
Casualmente muchos caemos en esta sencilla realidad.

Estando un padre de familia de edad avanzada a punto

de morir, citó, a sus 6 hijos, cada uno fue llegando hasta

su lecho de muerte, pero faltaba solo uno,  los más grandes,

se apresuraron a buscarlo, finalmente estando ya todos

juntos les dijo:

Hijos míos, yo, no tuve grandes riquezas, ni propiedades,
trabajé mucho siempre, para que nunca les faltará nada,
pero no logre más, y lo único que tengo es una pequeña
herencia que, si la saben llevar durante su vida,
triunfarán:
Y dijo así.-

Durante los caminos de mi vida, hubo grandes problemas,
que superar, Muchas preocupaciones, pero, lo peor de estas
últimas, es que muchas de ellas, ¡Nunca llegaron!
dicho esto, el padre murió.

Moraleja:
Cuántos, y cuántas veces hemos pasado por lo mismo,
dejando Momentos hermosos ¿Por vivir o disfrutar?
Obtener sabiduría en la vida, tal vez, nos lleva pocos, o
muchos años, Pero cuando tengamos ese privilegio,
aprenderemos incluso:
A ser felices, saber que todo, a su tiempo llega.
José


Etiquetado en Reflexiónes y más

Comentar este post